Cómo se hacen los cojines personalizados

Los cojines personalizados están de moda, no solo como regalos, sino como piezas decorativas en nuestro hogar. Nada les da mayor individualidad a nuestras habitaciones que cojines únicos y personalizados según nuestros gustos y preferencias. Cuando personalizamos con estos accesorios podemos estar muy seguros de que nadie más tendrá unos iguales. Ahora bien, hacer cojines personalizados puedes parecer una idea aterradora para aquellos que no tiene muchas habilidades con una máquina de coser. Pero eso no debe ser nunca un problema. Déjame guiarte por estos sencillos pasos para que crees tus propios cojines personalizados. De hecho, esto podría convertirse en tu próximo emprendimiento si logras dominar el arte de la confección y el diseño.

Compra cojines básicos

Puedes comprar el relleno del cojín y tela para crearlos, pero si quieres ahórrate ese paso, simplemente compra los cojines, ¡te ahorrarás mucho tiempo y sabrás que el resultado será de calidad!

Define cómo quieres personalizar tus cojines

Existen muchas opciones de personalización. Puede que decidas hacer cojines con fotografías, o con diseños personalizados, ¡incluso puedes personalizarlos con una funda tejida en crochet! Dependiendo del tipo de personalización necesitarás ciertos materiales. Procura personalizarlos con un método que domines.

Planifica antes de armar el cojín

Cojines personalizados

Sin importar la personalización, es importante que planifiques. En el caso de que quieras agregar fotos. Asegúrate de medir el tamaño de la impresión que necesitas. Si harás un tejido que cubra el cojín, entonces define el patrón, cuánto hilo vas a necesitar y cuáles colores usarás. En el caso de que desees personalizar agregado un estampado en tela. Mide tus cojines, calcula cuanta tela vas a necesitar. Si coser no es lo tuyo, ubica alguien que te pueda realizar el trabajo.

Manos a la obra

Ya tienes todo para armar tres nuevos cojines, termínalos y disfrútalo. Crear cojines personalizados es una actividad muy gratificante, pues no solo se trata de algo que no tiene nadie más, sino que es el inicio para que desarrolles proyectos más grandes. ¡Si son para regalar, la persona que los recibe sentirá que has hecho un gran esfuerzo! ¡Lo verán como un gran regalo!